Certificaciones energéticas

En relación al Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios, le informamos que:

A partir del día 1 de Junio de 2013 será obligatorio por parte de los propietarios de los edificios o parte de los mismos incluir en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o arrendamiento de los mismos, un distintivo llamado “Etiqueta de eficiencia energética” que señale el nivel de calificación de eficiencia energética obtenida por el inmueble.

Esta “Etiqueta de eficiencia energética” se conseguirá una vez obtenido un Certificado de Eficiencia Energética”, emitido por un técnico competente el cual habrá de inscribirse en el Registro de certificados de eficiencia energética creado a tal efecto por las Comunidades Autónomas y que tendrá una validez máxima de 10 años.

En el momento de celebrarse el contrato de compraventa del inmueble el certificado de eficiencia energética obtenido deberá ser puesto a disposición del adquiriente. Cuando el contrato sea de arrendamiento bastará con la simple exhibición y puesta a disposición del arrendatario de una copia del referido certificado.

El incumplimiento de los preceptos contenidos en la norma indicada se considerará en todo caso como infracción en materia de certificación de la eficiencia energética de los edificios y se sancionará de acuerdo con lo dispuesto en las normas de rango legal que resulten de aplicación, dichas sanciones oscilarán entre los 300 y 6.000 euros. Además, los citados incumplimientos podrán constituir infracciones en materia de defensa de los consumidores y usuarios cuyas sanciones podrían alcanzar los 600.000 euros.

En virtud de todo ello, le queremos informar de que no podrá ofertar, promocionar o publicitar el inmueble hasta que no obtenga la documentación exigida legalmente y debidamente registrada.

Le asesoramos sobre la obtención del Certificado de Eficiencia Energética y de que actuaciones serían necesarias para aumentar la eficiencia energética del inmueble, reduciendo las emisiones de CO2 a la atmósfera y su consumo energético.